'; Gracias a la impresión tridimensional, «saben quién soy… soy el abuelo», dice un paciente de Mayo Clinic – Dr Fundile Nyati

Gracias a la impresión tridimensional, «saben quién soy… soy el abuelo», dice un paciente de Mayo Clinic

Gracias a la impresión tridimensional, «saben quién soy… soy el abuelo», dice un paciente de Mayo Clinic
plastic surgery patient John Roby in his hospital bed holding one of the 3D models of his face, with his surgeons on either side of him

Para John Roby, el camino de la recuperación de sus lesiones faciales fue mejor gracias al trabajo en equipo de Cirugía Plástica y Radiología, realizado con impresiones tridimensionales.
John aparece en esta foto con el Dr. Sharaf, a la izquierda, y el Dr. Morris, a la derecha.

En un instante y mientras se aferraba a los frenos de mano, escuchaba rechinar las llantas y se percataba de que su motocicleta iba a chocar inevitablemente contra el lado del pasajero de una camioneta, todo cambió para John Roby.

Los detalles son borrosos y traumatizantes para John, cuyos recuerdos mayormente provienen del informe del accidente y de la reconstrucción de los hechos. Es un momento al que no desea regresar, porque no solo sufrió lesiones graves en el choque, sino que quedó inconsciente.

No recuerda nada desde el choque hasta que despertó en una cama de hospital en Mayo Clinic.

«No recuerdo todos los detalles de cómo terminé aquí, porque estaba inconsciente cuando llegué. Si no hubiese sido por los helicópteros y los médicos, no estaría aquí hoy», dice John sobre el viaje en helicóptero desde un lugar cercano a Mankato (Minnesota) hasta el campus de Saint Marys del Mayo Clinic Hospital en Rochester.

Aunque no sabe cómo, está muy consciente del por qué lo llevaron a Mayo Clinic y se siente muy agradecido. Ahora, le es posible de decir que estaba irreconocible, que «era un montón de huesos rotos».

John añade que gracias a Mayo Clinic, con sus cirujanos, médicos, tecnólogos, personal de enfermería y demás personas que participaron en su atención médica, todo cambió nuevamente. Lo volvieron a armar como a un rompecabezas.

John conducía su motocicleta por la ruta 169, cerca de Mankato en Minnesota, cuando chocó contra otro vehículo que apareció en su camino. Aunque llevaba puesto un casco, John sufrió lesiones mortales que requerían atención médica de inmediato.

Se lo transportó en Mayo One, el helicóptero ambulancia, hasta Mayo Clinic en Rochester.

John presentaba extenso traumatismo facial y fracturas que abarcaban la parte superior, media e inferior de la cara, dice el Dr. Basel Sharaf, especialista en cirugía plástica y reconstructiva en Mayo Clinic. La meticulosa planificación que la atención médica de John requería llevó al Dr. Sharaf hasta el Laboratorio para Modelos Anatómicos Tridimensionales de Mayo Clinic.

El Dr. Jonathan Morris, director del Laboratorio para Modelos Anatómicos Tridimensionales, comenta que las exploraciones por tomografía computarizada de la cabeza y del cuello permitieron al equipo de ingeniería crear una serie de modelos de tamaño real y específicos de los huesos faciales de John y de las fracturas patológicas. La Unidad de Modelos Anatómicos usó un programa de diseño asistido por computador para reproducir tridimensionalmente tanto la cara como el cráneo y que sirvió para imprimir las réplicas tridimensionales.

El Dr. Morris y la Unidad de Modelos Anatómicos usaron las tomografías computarizadas para reproducir la cara con cada fragmento fracturado en un color diferente. Eso permitió que los doctores Morris y Sharaf empezaran a desplazar los fragmentos hasta donde debían estar ubicados, según las medidas faciales normales y la imagen reflejada del lado normal. En este proceso, el equipo quirúrgico también usó como guía fotografías recientes del paciente

El equipo imprimió tridimensionalmente varios modelos específicos para el paciente, entre ellos, el cráneo con todos los fragmentos fracturados, además de una segunda versión del cráneo, ahora perfeccionado y vuelto a armar como cuando se reconstruye un rompecabezas y bajo la guía del Dr. Sharaf.

Normalmente, las placas que se usan para soldar los huesos fracturados se doblan y adaptan en el quirófano, una vez que el cirujano coloca todas las piezas juntas. Con una planificación virtual e impresiones tridimensionales, el Dr. Sharaf usó los modelos perfeccionados e impresos tridimensionalmente para doblar las placas quirúrgicas necesarias en la reconstrucción, lo que disminuyó considerablemente el tiempo de las intervenciones quirúrgicas. Además de ahorrar tiempo, las placas sirvieron de guía quirúrgica para reconstruir exactamente los huesos faciales.

«La colaboración entre Ingeniería, Radiología y Cirugía Plástica permitió crear un cráneo perfeccionado, donde todas las partes producidas anteriormente estaban en el área correcta y en la ubicación adecuada, tanto para que la forma del cráneo fuese normal, como para que también funcionase normalmente», dice el Dr. Morris. 

Después de la reconstrucción, se imprimió tridimensionalmente un último cráneo para mostrar el proceso reconstructivo, incluidas todas las placas y los huesos colocados.

John opina que le espeluzna ver los modelos de su propia anatomía.

Antes de que Mayo Clinic tuviese a mano la impresora tridimensional, estas cirugías complejas como la de John se hacían en el quirófano. Si bien se planificaba, faltaba el detalle que aportan los modelos con impresión tridimensional.

«Cuando hay extenso traumatismo facial, si no hay este paso intermedio de la planificación virtual y de la impresión tridimensional, la reconstrucción final tiene que lograrse en el quirófano. Por lo general, hay bastante hinchazón facial y, a veces, eso interfiere con la posibilidad de lograr el mejor resultado reconstructivo, incluso en manos experimentadas, sobre todo cuando se intenta reconstruir el esqueleto facial en tres dimensiones», explica el Dr. Sharaf.  

El camino de John hacia la recuperación es largo y le esperan varias cirugías en distintas especialidades médicas para tratar una amplia gama de lesiones. Sin embargo, el progreso alcanzado le ha devuelto a John y a su familia algo que les arrebató aquel momento en junio de 2020.

«Me reconozco, pero lo más importante es que mi novia también lo hace y mis nietos me reconocen… saben quién soy, saben que soy su abuelo», exclama.

###

Información sobre Mayo Clinic

Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, así como a ofrecer pericia, compasión y respuestas a todos los que necesitan recobrar la salud. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic para leer más noticias sobre Mayo Clinic. Si desea información sobre la COVID-19, incluida la herramienta de Mayo Clinic para rastrear al coronavirus en el mapa y ver el pronóstico de la enfermedad en los siguientes 14 días, visite el Centro de recursos para la COVID-19 en Mayo Clinic.

Señores periodistas: Un vídeo con calidad de teledifusión (2:02) está disponible en inglés aquí. Favor mencionar «cortesía de la Red Informativa de Mayo Clinic». Lea el guion.

Contacto para los medios de comunicación:

Ethan Grove, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, newsbureau@mayo.edu

Tell us about your thoughtsWrite message

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top
Close Zoom
This is not allowed.